Accéder au contenu principal

Andrea Palladio (1508 - 1580)

Su verdadero nombre era Andrea di Pietro della Gondola (Padua, 1508 - Vicenza, 1580). Recibió el apodo de Palladio por la armonía clásica que reflejan sus obras (palladio era una imagen de Palas Atenea).
Se considera un autor del manierismo, que también fue escultor. Trabajó en el norte de Italia, en Venecia y alrededores (Vicenza, Padua). Fue el creador de las villas campestres renacentistas, y realizó otros tipos de construcciones. Muy imitado durante el Neoclasicismo.

Entre sus obras destacan:

- La Basílica o Palacio de la Razón, en Vicenza.
- La iglesia de San Jorge Mayor (San Giorgio Maggiore), en Venecia.
- Villa Rotonda (Villa Capra) en Vicenza, que es el mejor ejemplo de villa campestre y recreativa de la alta sociedad italiana.

En 1570 publicó en Venecia un tratado de arquitectura titulado Los cuatro libros de la arquitectura (I Quattro Libri dell`Architettura.)

Hasta mediados del siglo XVIII, la arquitectura inglesa estuvo bajo la influencia total del llamado palladianismo. Los propietarios burgueses y nobles, que habían adquirido una nueva conciencia de su propia importancia después de la implantación de la monarquía constitucional, fueron los primeros en Europa en abandonar el lenguaje formal barroco para construir sus residencias, y los primeros en buscar un ideal de creación más discreto y moderado, pero que no dejara de ser digno y solemne. Lo encontraron en la arquitectura de Palladio, cuyas construcciones se caracterizaban por su sencillez y equilibrio, basado en la aplicación de una estricta simetría y un sistema lógico de proporciones. En el siglo XVII un importante arquitecto inglés, [Iñigo Jones], había tomado ya sus obras como modelo, de modo que el palladianismo pasó a ser considerado un estilo inglés por excelencia, contrapuesto al recargado estilo barroco que predominaba en los países católicos y absolutistas del resto de Europa. En consecuencia, los arquitectos y propietarios ingleses elevaron el estilo arquitectónico de Palladio a la categoría de ideal, de norma de la que uno no podía desviarse. En esta concepción yacía la idea de que la belleza era algo absoluto, basado en leyes objetivas y de aplicación universal.

Así, en la primera mitad del siglo XVIII Inglaterra se llenó de construcciones palladianas, formadas por cuerpos cúbicos claramente definidos y según un estricto sistema de proporciones, con una decoración exterior muy austera y fachadas acentuadas por un gran pórtico al estilo de un templo antiguo, es decir, edificado sobre un zócalo de obra rústica.

A mediados del siglo XVIII se vivió un segundo auge en la construcción de villas que originó la aparición, ante las puertas de Londres, de casas de campo de dimensiones más reducidas propiedad de la burguesía adinerada, como la de Wrotham Park, construida en 1754 por Isaac Ware. El centro de esta casa lo forma el cubo de una villa palladiana, con cinco hileras de ventanas y un pórtico jónico tetrástilo con frontón irregular.

- Fuente:arquitectuba.com.ar